¡Todos y todas a las urnas este 26 de Agosto¡

Share

Por: Maria Camila Laguna Zuleta, María Paula Sánchez Muñoz, Ivan Meneses,Mauricio Hermida, Estudiantes de Comunicación Social y Periodismo de la Usco, sede Neiva.

Para alcanzar algo más de doce millones de sufragios en la consulta anticorrupción, cada ciudadano está llamado no solo a acercarse a las urnas el próximo 26 de Agosto, sino a incentivar la votación entre familiares, vecinos y conocidos. El umbral mínimo de votos y las normas que regulan este ejercicio democrático, lo establecen la   ley 134 de 1994 y Ley 1757 de 2015 .

Una de las principales causas por las cuales inició este proceso el 24 de enero del 2017 es el alto índice de corrupción que se ha presentado a lo largo de la historia de nuestro país; por ello, entre los ciudadanos se reunieron 4’236.668 firmas para esta consulta popular. En su mayoría los campesinos, líderes sociales y personas de a pie fueron los principales impulsores para la recolección de estas firmas, pues son ellos quienes más se han visto afectados por los actos y procesos ilícitos ocasionados por los políticos, pero todos debemos ser conscientes de que la corrupción nos ha tocado en algún momento de forma directa e indirecta.

De las más de cuatro millones de firmas obtenidas, la autoridad electoral validó 3’092.138 (para que la consulta prosperara se requerían 1’762.083 firmas de respaldo). Esto nos demuestra que la consulta partió de una importante base social de apoyo ciudadano y que recoge la voluntad manifiesta de transformación de las costumbres políticas expresada por amplios sectores sociales.

Después de 6 meses, el Consejo Nacionales Electoral (CNE) dio el visto bueno a la consulta y finalmente el 6 de julio del presente año el Congreso de la República dio vía libre a la realización de la consulta anticorrupción.

El senador Alvaro Uribe Vélez y los demás miembros de la bancada del Centro Democrático, aunque votaron a favor de la consulta anticorrupción en el Congreso el pasado 6 de Julio, en las últimas semanas han enviado mensajes contradictorios al electorado que en fin de cuentas desestimulan la participación ciudadana en la consulta. Uribe ha dicho, por ejemplo, que resulta innecesaria pues el presidente Duque presentó al Congreso un conjunto de iniciativas legislativas que resolverían el problema de la corrupción de modo más eficaz que lo propuesto en la consulta. También, ha insinuado que el liderazgo que en el proceso ha tenido la exsenadora Claudia López , reconocida contradictora suya, le restaría legitimidad a la consulta. En todo caso, las fuerzas de ese partido no se han movilizado activamente promoviendo la participación ciudadana en la consulta; p0r su parte, el presidente Duque afirmó en días pasados que votará la consulta el próximo 26 de Agosto.

Jonathan Bedoya Usco foto

Profesor Jhonatan Bedoya, de la Universidad Surcolombiana

Según Jhonatan Bedoya, docente del Programa de Ciencia Política de la Universidad Surcolombiana, la consulta no debe ser un tema que divida, sino que por el contrario nos una, puesto que nos beneficiará a todos. “No es un tema de figuraciones, es un tema que une al país (…) aquí no hay colores políticos, no hay ideologías. Hoy los colombianos podemos hacer ese mandato, es un reto y a la vez un deber ciudadano, si de verdad queremos que cambien cosas de fondo en nuestro sistema político.”

El llamado es a que todos nos unamos y votemos en esta consulta anticorrupción que se llevará a cabo este domingo 26 de agosto, en el mismo lugar donde se votó por última vez (elecciones presidenciales). Para ello es importante informarnos bien y no creer en cuentos baratos sobre los alcances y propósitos de la consulta, que se están divulgando por parte de sectores interesados en que la iniciativa naufrague en un océano de apatía e indiferencia ciudadana.

Los colombianos debemos ser conscientes de que tenemos el compromiso de salir a votar este domingo 7 veces Sí contra la corrupción, ya que es una oportunidad única para recuperar el Estado de las manos de las mafias y grupos delicuenciales que han procurado apoderarse de los recursos públicos para beneficio particular.

 

 

Share