Tazas sin aroma a café

Share

“Antes uno sabía en qué épocas del año llovía, ahora es difícil pronosticar el tiempo”, dice el caficultor Eduardo Rodríguez zapata mientras bebe una taza de café apoyado en una mesa tableada que se encuentra ubicada sobre el piso de tierra, al interior de su casa de bareque sobre una de las montañas que componen la Vereda San Pablo, zona rural del municipio de Algeciras (Huila).

Eduardo Rodríguez Zapata es un hombre de contextura gruesa, estatura baja, tez morena -reflejo de su descendencia mulata y campesina- y manos curtidas por los años que lleva labrando la tierra; en su mirada se irradia la preocupación de miles de cafeteros en el país impactados por la sequía que empezó a mediados de 2015 son cada vez más evidentes en la producción del grano.

El trabajador del campo recuerda que hace algunos años en el primer trimestre del año empezaba en su finca de tres hectáreas de tierra la recolección de abundantes cosechas de café. Para ese entonces eran muchos los obreros que contrataba, no solo de la zona, también andariegos recolectores del sur del Huila y del eje cafetero. Ahora solo él podrá recoger lo que el verano le dejó, lo de subsistir.

En promedio la recolección en la finca de los Zapata ascendía a los 350 costales del grano durante los meses de abril mayo y junio, ahora solo obtendrán aproximadamente 150; es decir, la cosecha disminuyó en un 50 por ciento frente a años anteriores.

Cafetero Algeciras 1

Las altas temperaturas y falta de agua en la región no permitieron el pleno desarrollo de los cultivos, el resultado son granos pequeños y defectuosos (pasillas) que aumentan la preocupación de Eduardo que adquirió crédito con la banca en el año 2013 para comprar fertilizantes, fungicidas y siembra de nuevas matas. Según el caficultor, lo que está produciendo no le alcanza para pagar las cuotas, pues también debe volver a comprar abonos para los cafetales, fungicidas para erradicar plagas como la broca y la roya, además de pagar recolectores y comprar mercado.

Después del gremio ganadero con una deuda de 150.339 millones de pesos, los cafeteros son el sector que más adeudan a entidades crediticias, la cifra asciende a los 49.420 millones de pesos, ha dicho Francisco Solano, presidente del Banco Agrario de Colombia.

Cafetero Algeciras 2

Según el campesino algecireño, aunque La Federación Nacional de Cafeteros en diciembre del año pasado notificó que se destinarían 45.500 millones de pesos para que los caficultores enfrentaran el fenómeno de El Niño, él no se ha visto beneficiado. La pregunta que se hace es dónde está el apoyo del Gobierno acordado en paros y movilizaciones.

A comienzos de abril comenzará a recolectar lo que la sequía le dejó, granos de mala calidad que terminarán siendo tazas de café sin aroma; desafortunadamente la responsabilidad del señor Eduardo no es solo con la entidad financiera que tiene hipotecada la finca, sino también con sus tres pequeñas hijas y esposa que dependen 100% de los frutos del café.

Comparte

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Email
  • Blogger
  • Print
Share

Comentarios