“Ser escritor es una profesión que no tiene fin”

Share

El municipio de Teruel ubicado al noroccidente del departamento del Huila es la cuna del poeta, fotógrafo y Licenciado en Literatura Jader Rivera Monje. Este hombre lleno de sensibilidad publicó su primer libro de poesía “Los Hijos del Bosque” en 1998 y luego dio saltos en la narrativa y la dramaturgia.

Si se cae una hoja en la noche

Si se cae una hoja en la noche,
una hoja sola que nadie escucha.
Si se cae y sólo yo, en la casa de mi padre,
abro los ojos y grito…

Si se cae, en el bosque,
una sola hoja suelta de tristeza y espanto,
una hoja sola en el viento,
y la escucho,
la escucho desde el fondo del alma caer…

¡Cuánto dolor en la sombra,
de abandono, de infinita indefensión del hombre!
¡Cuánta falta de Dios
y de arrojarse llorando a sus pies!…

Si se cae una hoja en la noche,
una sola hoja que nadie,
sólo mi oído,
escucha,

Qué más pedir sino piedad:
¡Piedad para el que cae, oh Bosque de Sombra!
¡Piedad para el que abre los ojos y grita!

El campo, el agua, los árboles y el viento son algunas motivaciones para la inspiración del poeta: “nunca he escrito sobre la Luna o Marte, tampoco sobre París ni Barranquilla No conozco esos lugares. Sólo escribo de lo que conozco”.

Jader Rivera desde los trece años empezó a escribir cuentos por diversión, luego se interesó por la literatura, su pasión fue creciendo cuando conoció autores como Juan Rulfo, Eliseo Diego, Aurelio Arturo y sobre todo cuando se topó con Saint-John Perse; “hay libros que de alguna u otra manera te señalan el camino sobre lo que quieres hacer en la vida”, menciona el escritor recordando que cuando escribió sus primeras letras la pretensión no era ser un gran escritor.

Gerardo Meneses, literato infantil considera que la obra de Jader, “es una extensión de sí mismo, limpia, transparente, sencilla e inteligente; es la obra de un hombre que supo darle a lo elemental un estatus que muy pocos poetas han logrado darle”.

Rivera Monje es autor de los libros de poesía Los Hijos del Bosque, una Antología Personal, y Paisaje con Relámpago; en narrativa es autor de los libros Diez Moscas en un Platico con Veneno y El Día sin Horas en dramaturgia.

“Ser escritor es un proyecto de vida y una profesión que no tiene fin”, asegura el teruelense que además comenta que aunque actualmente está dedicado a la fotografía, el ejercicio de escribir no lo ha dejado ni lo dejará de ejercer.

Comparte

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Email
  • Blogger
  • Print
Share

Comentarios