Sensores en colectivos requieren pedagogía para neivanos

Share

La semana pasada mientras me disponía a abordar un colectivo en la carrera segunda, microcentro de Neiva, observe una escena que empieza a ser recurrente en el transporte público. Una señora se le dificultaba subir a un microbus por las dos bolsas de mercado que llevaba en sus manos y el exceso de personas que se encontraban de pie en el vehículo. Mientras tanto el conductor gritaba que se apresurará a ingresar para que el sensor se detuviera y no registrara un nuevo pasaje. Ante la velocidad que tomó finalmente el colectivo, la mujer tuvo que hacer maniobras para no caer.

Situaciones como la descrita anteriormente no son nuevas, y aumentan con la instalación de sensores que contabilizan electronicamente el número de pasajeros que a diario hacen uso de los colectivos en la capital del Huila. Surgen entonces interrogantes como: ¿existe una pedagogía que adapte a los diversos actores del sistema de transporte público a la nueva dinámica que implica estos dispositivos?

Luego de la evaluación en propuestas de empresas que ofertan lo último en tecnologías para automotores, como Unión Temporal de Recaudo y Tecnología (Cali), Registradora Patria (Bogotá), Registel (Cali), PC world (Cali) y una empresa de Medellín, Alianza Opita -entidad que integra a las cinco empresas de transporte Público de Neiva- se decidió por Registel, compañía que dio como garantías el registro de pasajeros, monitoreo víal GPS y facilidades de pago.

Sensores Neiva

Imagen tomada de Registelcolombia.com

Los dispositivos empezaron a ser instalados por Coomotor, Autobuses, Flota Huila, Cootranshuila y Cootransneiva, en el segundo trimestre del 2015, de acuerdo a  Juan Carlos González García presidente de Alianza Opita. En total serán 527 sensores los que se instalarán, los restantes vehículos con capacidad menor a 14 pasajeros quedarán exentos del sistema. Actualmente la ciudad cuenta con 587 colectivos de los 700 que según González García requiere.

Sensores Neiva

De acuerdo a lo señalado en el Decreto 1047 de 2014, este dispositivo debe certificar una exactitud y operatividad no menor al 90 % en el registro de los pasajeros que entran y salen del vehículo; pero además posibilitan verificar rutas y seguimiento satelital vía GPS.

El nuevo sistema tecnológico en el transporte público de Neiva, le permitirá a las empresas, propietarios y accionistas, obtener estadísticas cuantitativas de los pasajeros que se mueven en la ciudad y el monto de producción monetaria, con el fin de empezar a desarrollar la etapa pre-operativa del futuro Sistema Estratégico de Trasporte Público, SETP. El presidente de la Alianza Opita explica a continuación:

La instalación de cada sensor tiene un costo de 3 millones 450 mil pesos, según Luis Ignacio Machola, Jefe del Servicio Urbano de Coomotor. Valor que las empresas cancelan en tres años, con montos mensuales de 100 mil pesos y por el soporte técnico que se ofrece, mensualmente pagan 90 mil pesos; al terminar el año, el tercer periodo sólo continuarán abonando los 90 mil pesos del soporte técnico.

¿Cómo perciben la registradora electrónica los conductores?

Si bien es cierto, los ciudadanos que usamos el colectivo como medio de trasporte, somos quienes más hemos sentido los cambios tras la implementación de los sensores -ya que estábamos acostumbrados al “me lleva por mil”, abordar con niños sin pagar pasaje y/o transportar bolsas u objetos de gran volumen y tamaño-, también los conductores han sido impactados por la nueva medida.

Y es que antes de los sensores los conductores de las empresas de transporte público urbano, no respondían a horarios, no tenían una cuota para el propietario fija y un sueldo establecido, es decir todo dependía de la versión que dieran sobre el producido del día; algunos de ellos trabajaban desde muy temprano hasta avanzadas horas de la noche, respondían con la cuota y en promedio les quedaba 80 mil pesos de ganancias (2 millones 400 mil mensual), según el presidente de Alianza Opita. Pero, con la instalación de los dispositivos todo cambió, ahora deben entregar lo que haya quedado registrado y el sueldo es constante (800 mil pesos mensual), sumado el pago a la seguridad social, pensión y riesgos profesionales.

Suregión diálogo con conductores de Coomotor y Cootrashuila para conocer el balance que tienen después de un año de la nueva dinámica de trabajo:

El conocimiento del nuevo sistema tecnológico y los equipos que lo componen, es una prioridad que según Luis Ignacio Manchola, Jefe del Servicio Urbano de Coomotor, se atiende en reuniones con conductores, propietarios y asociados de esta empresa. Las declaraciones a continuación:

El balance desde la ciudadanía

Son diversas las percepciones que tienen los ciudadanos acerca de los cambios que ha implicado este sistema de monitoreo. Algunos se quejan de la actitud de los conductores y otros creen que estos elementos contribuirán a la organización del transporte público y la cultura del respeto en la ciudad.

[Imagen interactiva, desplace el cursor para explorar contenidos]

Si bien es cierto, de acuerdo a Juan Carlos González García presidente de Alianza Opita, la instalación de los sensores es necesaria para obtener estadísticas en el conteo de pasajeros y verificación de rutas en la ciudad, con el fin de desarrollar la etapa pre operativa del Sistema Estratégico de Trasporte Público, SETP, es necesario educar a todos los miembros de las empresas de transporte publico de Neiva y a los ciudadanos,  en  la dinámica que implican los  nuevos dispositivos.

 

Comparte

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Email
  • Blogger
  • Print
Share

Comentarios