¿Qué pasará con los zorreros en Pitalito?

Share

 

Por: Steven Murcia, Daniela Solarte, Jennifer Calderón, Mónica Cuéllar y Tatiana Romero; estudiantes de Cuarto Semestre de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad Surcolombiana, sede Pitalito. 

Los trabajadores laboyanos que viven de los carros por tracción animal o como se les denomina comúnmente, ‘los zorreros’, tienen variadas  y complejas problemáticas que aún no tienen solución por parte de la alcaldía de Pitalito. La ubicación, la congestión vial y  el impacto medioambiental, sumados a  un alto indice de maltrato animal; son analizados desde todos las perspectivas por Suregión.

 

 

Las problemáticas derivadas por la actividad de transporte de ‘los zorreros’ de Pitalito, son variadas y aún no tienen una solución integral por parte de la administración municipal. Algunos de las personas dedicadas al transporte de carros de tracción animal, entrevistados por SuRegión, señalaron como su principal problemática su actual ubicación.

Según los ‘zorreros’ laboyanos, el sector que la administración local les otorgó para su trabajo se encuentra está muy cerca del basurero de la Galería,  cómo se puede  observar en la imagen; con todas las complicaciones que esto produce en su salud y en su misma actividad.  Sin embargo, otros sectores de la sociedad señalaron las afectaciones que este oficio genera en la ciudad.

Caos vial

Un agente de tránsito de Pitalito, que pidió reserva de su identidad, aseguró que en las calles del municipio se vive una grave problemática con los carreteros, ya que ellos generalmente pasan por alto las señales de tránsito. “Esto genera alta accidentalidad debido a que no hacen los respectivos pares  y al no tener una póliza o un seguro, no tienen como responder  en un eventual accidente. También, a la hora de estacionar sus carretas para cargar o descargar, pues se generan grandes trancones en las vías y la única respuesta que uno obtiene de ello es que “están laborando”, manifestó el agente. El funcionario aseguró además, que la gran cantidad de peso que algunos  zorreros colocan en sus caballos,  les  impiden tener facilidad a la hora de frenar o maniobrar, y esto también genera accidentes o reduce significativamente el espacio en la vía para conductores o peatones.

Impacto Ambiental

El medio ambiente del Valle de Laboyos también se afecta con el estiércol que defecan los caballos y que quedan en las vías. Al respecto, la Alcaldía de Pitalito y la Policía Ambiental les exigió a los ‘zorreros’ implementar una lona o una malla en la parte de atrás de  sus vehículos, para que cuando sus equinos  defequen, sus residuos queden depositados allí durante el día de trabajo. No obstante, en algunas ocasiones, las eses se salen de la lona y se riegan en las calles, generando un mal aspecto y contaminación en el medio ambiente.

Además, esta problemática se agudiza con la ubicación de los zorreros en la parte trasera de la Galería, en donde se deposita la basura.  Finalmente, en este lugar se mezcla el olor a estiércol con la basura, lo cual genera una mala calidad de vida para las personas que allí laboran, así como un pésimo ambiente para los alimentos que  se venden allí.

La Secretaria de Desarrollo y Ambiente está atenta a prestar sus servicios cuando algún equino muere, y realiza el debido levantamiento. Sin embargo, no existe actualmente ningún tipo de control respecto a la contaminación que se genera a diario en este lugar.

En cuanto al maltrato animal.. 

Son múltiples las denuncias de maltrato animal que a diario realizan ciudadanos de Pitalito respecto a este tipo de transporte. Señalan los denunciantes, que diariamente los equinos  sufren todo tipo de desgastes, y que en muchas ocasiones se desmayan en las vías de la ciudad, por el sobrepeso o porque no están en buen estado de salud.  Pese a esto, los ciudadanos manifiestan que aún no se hace efectiva la ley que protege los derechos  de estos animales en Pitalito  y que  los zorreros nolo  aplican, puesto que para ellos prima el trabajo que el estado de salud de los equinos.

Sin embargo, desde  noviembre del año 2017,  desde la Secretaría del Gobierno de Pitalito se están implementando microchips  en cada caballo dedicado al transporte de tracción. Los encargados de esta labor son médicos veterinarios contratados por la Alcaldía, quienes manifestaron que este microchip es de ahora en adelante la ‘cédula’ para  el equino, y que “por medio de este se puede hacer seguimiento tanto al estado en el que se cuenta el equino como también hacen un seguimiento a su dueño”, señalaron.

Los motocarros

Uno de los proyectos más importantes que se  tenían planificados para solucionar el problema del maltrato animal y mejorar las condiciones de vida de todas las personas que trabajan en esta actividad, era el cambio de equinos a motocarros, pero que hasta el momento la Asociación de Zorreros no ha obtenido una respuesta de cómo avanza la implementación de este proyecto. La asociación esperaba que para el Bicentenario  se entregaran los primeros  vehículos. Sin embargo, señalaron que “ahora nos salen con que en Pitalito no hay bastante población para el cambio”, así lo expresó un miembro de la asociación.

Al respecto, José Ricardo Cruz Carvajal, secretario de Gobierno de Pitalito confirmó que hubo una iniciativa por parte de la alcaldía para hacer el cambio de caballo por el motorro, pero que el proceso se detuvo.  “La ley de reconversión obliga a los municipios a hacer esa transición a partir de los 220 mil habitantes y Pitalito esta alrededor de los 160 mil”, manifestó el Secretario.

 

¿Qué dicen los laboyanos? 

Varios ciudadanos del Valle de Laboyos fueron entrevistados respecto a la situación de los vehículos de tracción animal en el municipio y el proceso que lleva al respecto la administración municipal.  Algunas de las personas entrevistadas manifestaron cierta apatía frente a esta problemática.

Otros ciudadanos expresaron su desacuerdo “por el incumplimiento de la administración municipal a los zorreros”.  Al respecto, señalaron que se “generaron falsas expectativas a la comunidad denominada zorreros, que se vio desilusionada con la suspensión del proyecto que se llevaba a cabo desde la gobernación y se pensaba ejecutar con la administración municipal de Pitalito”.

“La labor que ese gremio realiza es digna, día a día buscan el sustento de su familia. El obtener otras alternativas de trabajo sería una modificación formidable, tanto para ellos, los equinos y así mismo para el desarrollo Municipal”, manifestaron algunos ciudadanos entrevistados, que coincidieron en la necesidad de una pronta respuesta a esta problemática por parte del Secretario de Gobierno y el Alcalde de Pitalito.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Share