Pensarse la educación desde los desafíos del contexto y la inclusión

En el conversatorio, desarrollado en el marco de la Agenda Cultural de la Universidad Surcolombiana, en el que participaron los profesores Diego Fernando Pérez y Aleidy Johana Amorocho Gaona, se plantearon las necesidades y los retos que tiene la educación en el contexto y cuáles deben ser sus prioridades, desde la inclusión.

Por: Luis Carlos Prohaños, periodista SuRegión

La educación, y quienes se piensan sus derroteros (estudiantes que se forman para ser profesores y profesores) en el país, desde una perspectiva general, debe mirarse en el espejo para evaluar sus fallas. También debe reflexionar sobre sus retos específicos en cada uno de los contextos, marcados por características especiales y diferenciales.

En el escenario nacional, la educación está presente de manera transversal en todos los aspectos de la vida pública. Entonces, se ve permeada por cada una de las decisiones que se toman en: la economía, la cultura y la política.

Según el profesor Diego Fernando Pérez, al día de hoy, la educación afronta dos retos impostergables:

La necesidad de asumir el reto identitario de país: “Nos encontramos en un país en el que más que una fortaleza, nuestras diferencias terminan siendo un lastre y nos dividen. Esto implica pensarnos quienes somos, para dónde vamos y cuál es el camino que vamos a tomar. Tener en cuenta la diferencia, pero no como división sino como integración”.

El desafío en la transformación del modelo de desarrollo:” Existen tensiones en el modelo de desarrollo actual, y se debe apostar por un cambio. Una transición hacia la economía del conocimiento, que apueste por la cualificación del talento humano, pues está demostrado económicamente, que este aspecto es el mas rentable a largo plazo”.

Teniendo en cuenta, el estado actual que afronta la educación nacional, en el que según Pérez, no hay un sistema educativo sólido y la inversión se está desestimulando, es preciso apostar por otro modelo educativo, más incluyente y necesario, que se acomode a las necesidades específicas de cada contexto y que no pretenda homogeneizar. Se trata del Modelo de Aprendizaje basado en el Diálogo o Aprendizaje Dialógico, una apuesta educativa que busca promover la enseñanza a partir de las relaciones sociales. “Desde este modelo educativo se entiende que las personas aprenden a partir de las interacciones con otras personas. Es construir conocimiento desde lo social para interiorizarlo como propio”.

Este modelo se remonta a 1978, y fue realizado inicialmente en Cataluña. Y se ha desarrollado mediante unas lógicas de movilización popular y de acción social de intervención en el contexto con el fin de resolver ciertas problemáticas.

A partir de esta concepción educativa, este modelo va dirigido hacia el entendimiento y la empatía. Responde al primer reto que plantea el profesor Pérez, pues según esta concepción la igualdad y la diferencia son valores compatibles y mutuamente enriquecedores en el proceso de enseñanza. Este modelo de educación, además, privilegia la educación desde la experiencia y su relación con la realidad de los contextos en los que se enseña.

El profesor Pérez también advierte que a través de este modelo, que en sí mismo se cuestiona la noción institucional de la educación, se puede enfrentar críticamente las narrativas de la evaluación propuestas por el Ministerio de Educación y la OCDE.

LOS RETOS DE LA INCLUSIÓN

Según el planteamiento de la profesora Aleidy Johana Amorocho, en materia de la cobertura educativa en Colombia todavía existen muchos retos que impiden una enseñanza integral a las personas con diversidad funcional.

La normativa nacional propuesta por el Ministerio de Educación sobre la inclusión educativa es el decreto 1421 de 2017. En ella se plantean los lineamientos que deben seguir las instituciones en la educación para poder llevar a cabo una enseñanza pertinente a este grupo social.

Este documento tiene varios problemas en la práctica, a la hora de su implementación. Según la profesora Amorocho, con esta normativa se busca homogeneizar lo diverso, puesto que pretende unificar bajo una misma forma educativa a personas que se caracterizan por una diferenciación especifica.

Asimismo, también se reduce la inclusión a un solo grupo de interés, en el que los demás quedan relegados y desestimados. Finalmente, la profesora Amorocho es muy enfática en señalar que esta política no promueve la inclusión, si no la integración, puesto que se piensa en el déficit de esta población y no en el mundo de posibilidades que tiene para explorar y ofrecer.

LAS PROBLEMATICAS Y LOS RETOS QUE SE DEBEN RESOLVER

Los profesores Amorocho y Pérez reflexionan sobre cuáles son las problemáticas más urgentes que se deben pensar y solucionar desde la misma educación, por parte de quienes se están formando para enseñar. En el siguiente audio ambos plantean sus inquietudes y los retos que se deben afrontar desde la educación para tener una mayor influencia en el territorio:

 

 

 

 

 

 

 

 

Comparte

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Email
  • Blogger
  • Print