Marmoleros en el Huila: entre el polvo y el ruido

Share

Por: Yesenia Polania Pascuas

En el noroccidente del departamento del Huila se encuentra la vereda La Lupa jurisdicción del municipio de Palermo, lugar donde se hayan incrustadas en las verdes montañas de la cordillera central las blancas piedras de mármol.

Palermo, la capital marmolera del  mundo, cuenta con el 47 por ciento de las minas de mármol del departamento del Huila, según estudio realizado por la Universidad del Tolima. Las minas se ubican entre el kilómetro 24 y 28 de la vía que conduce de Palermo a Planadas (Tolima)

Mapa mineria Palermo

Las zonas blancas en el mapa corresponden a las áreas mineras

Por una vía estrecha ruedan todos los días volquetas cargadas con 10 toneladas de mármol, sobre ellas viajan obreros que desde tempranas horas de la mañana cargan la roca. Se trata de hombres que como Don Celiano Chala que con 65 años continúa golpeando las piedras que le han permitido desde hace 40 años sostener a su familia.

Era el año 1978 cuando el señor Celiano inició labores en el sector minero, años en que apenas comenzaba el comercio del mineral, los carros de carga eran en su mayoría pequeños y los compresores que se utilizaban funcionaban con ACPM. “Yo me dediqué a trabajar en la mina porque en esta región no hay más en qué trabajar, la agricultura ya no da;  tengo cuatro hijos, la señora y mi persona y hemos vivido siempre  de la minería, ellos ya crecieron y están trabajando en lo mismo”, comenta Chala.

Salud y seguridad

En la zona de extracción de mármol los riesgos laborales más inmediatos se asocian a problemas respiratorios y auditivos. Siempre que se parte la piedra o se perfora con martillo o taladro se libera polvo que invade las vías respiratorias, y se generan altos decibeles de ruido, que en perforaciones llega a 115 y en explosiones a 125, demuestra investigación de la UT. La irritación en los ojos también es una constante.

La preocupación por los inminentes riesgos crece al conocer que, según el último censo minero del Ministerio de Minas y Energía (2011), el 63% de las unidades productivas de producción minera (UPM) trabajan sin el amparo de un título minero, y aproximadamente el 50% de las personas vinculadas a esta actividad presentan formas de contratación informal relacionadas con los “destajos” y “temporales”. Algunas minas no cuentan con Licencia Ambiental. En total el diagnóstico incluyó 14.357 UPM en 23 departamentos del país.

“Por aquí viene la CAM, viene el Ministerio de Minas a pasar revista, a ver si se tiene todo al día, nosotros trabajamos normalmente; hacemos uso del casco cuando uno ve que lo necesita, cuando uno ve el peligro, pero de resto no, tampoco utilizamos tapa bocas ni nada de eso”, explica Don Celiano.

Dentro de los factores de riesgo que clasifica la Corporación Autónoma del Alto Magdalena CAM se encuentran el ruido, explosión, polvos orgánicos e inorgánicos, entre otros; lo que demuestra que sí hay factores de riesgos constantes en la minería.

Las Corporaciones Autónomas Regionales son las encargadas de otorgar o negar Licencias Ambientales para la explotación minera cuando la explotación proyectada de material removido es menor a 2.000.000 de toneladas al año, según el Decreto 1220 del 21 de abril de 2005.

Galería fotográfica:

Marmoleros en el Huila: entre el polvo y el ruido

La explotación minera también ocasiona una alteración drástica del paisaje, impactando la visual de los terrenos montañosos y alterando las formas del terreno y las pendientes y laderas; el mismo Decreto 1220 en su Artículo 3 menciona que en caso de que la actividad tenga “modificaciones considerables o notorias al paisaje”, ésta debe someterse a las obligaciones de prevención, mitigación, corrección, compensación y manejo de los efectos ambientales.

Comparte

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Email
  • Blogger
  • Print
Share

Comentarios