¿Las ágoras en la USCO ya no son escenario de debate?

Share

Las ágoras en la Universidad Surcolombiana durante años ha sido un espacio de construcción y debate que hoy, según la comunidad universitaria, se encuentra en decadencia.

“Como galleras iniciaron las Ágoras de USCO”, comenta la coordinadora de Extensión Cultural y egresada de la Surcolombiana, María Cristina Repizo, agregando que al principio los habitantes de la casa de estudios no entendían muy bien para qué servía aquel ‘monumento de ladrillos’, sobre todo, no concebían el porqué de talar “bellos y frondosos árboles” para sustituirlos por  cemento.

Las ágoras se construyeron en la sede central de la USCO durante la administración de Álvaro Lozano (1990-1994), se apodaron como galleras debido a su forma, y en algunos momentos los estudiantes armaron la escena real a manera de protesta debido a que el rector había invertido demasiado dinero en una construcción ‘innecesaria’: trajeron gallos de pelea, pusieron parlantes con rancheras, fumaron tabaco y cigarrillo, gritaron alentando el evento y la comunidad universitaria se sentó alrededor a ver luchar a los animales de cresta.

Al pasar de los años, los estudiantes fueron dándole poco a poco el significado que es propio de las ágoras según el filósofo y sociólogo alemán Jurguen Habermas, que es el de un espacio público donde los ciudadanos debaten sobre asuntos relevantes de la ciudad y toman decisiones trascendentales para la construcción de la misma.

Allí, expresiones artísticas, deportivas, pero sobre todo los debates de la política, se apoderaron del espacio desde finales de los 90’ hasta las grandes movilizaciones del Paro Nacional Agrario Colombiano en el año 2013. La USCO dio peleas fuertes y acaloradas en aquel escenario, algunas veces con capucha, otras veces sin ellas, con pupitres (cuando  a manera de protesta se traían las clases a las ágoras), con cirios, velas, velones y antorchas, en fin,  fueron diversas las formas y expresiones con las que la comunidad universitaria construyó política e ideológicamente la casa de estudios.

En las ágoras, estudiantes, docentes y administrativos han tomado y conocido decisiones trascendentales para el desarrollo de la academia, “una noche, mientras  dábamos las discusiones sobre las irregularidades de la administración, porque nos encontrábamos en una inestabilidad rectoral en el que subían unos y bajaban otros en muy poco tiempo; nos hallamos en el escenario de debate y allí nos enteramos que el Consejo Superior Universitario (CSU) destituyó a Orlando Beltrán, quien mandataba como rector encargado, ese fue el primer rector destituido por ésta instancia”, señala el docente Hernando Gutiérrez en el trabajo de grado Memorias de la Universidad Surcolobiana desde las Voces de sus Docentes.

En aquella plaza, además de los gritos de protesta y las arengas, también se ha escuchado el retumbar de tambores entonando bambucos y torbellinos, las trompetas han llenado de alegría y entusiasmo con el ritmo salsero en alguna que otra parranda, y por supuesto allí también se ha escuchado las poéticas palabras que claman amor y libertad.

¿Y actualmente qué son las ágoras para la USCO?

Las épocas y las dinámicas varían, de un tiempo para acá el escenario de las ágoras se ha vuelto más un tema  individual que aísla las discusiones fuertes que deberían ser colectivas en términos de entender las realidades de la academia en comunidad”, comenta Nikolay Tovar, presidente del Consejo Superior Estudiantil (CSE).

Esporádicamente en la comunidad universitaria se realizan debates sobre las problemáticas de la casa de estudios, de la región y del país, uno que otro día se citan asamblea estudiantiles donde el panorama resulta desolador , ‘la gente anda en otros cuentos’ es el decir de muchos, parece que con el pasar de los años la memoria y el significado de las ágoras se hubiera perdido, cada vez son más las ocasiones en que los estudiantes con el acompañamiento de las emisoras comerciales se toman el espacio para promocionar fiestas de las diferentes discotecas de la ciudad al son del ‘reggaetón’.  ¿De qué depende éste fenómeno?

El profesor de Ciencia Política de la Universidad Surcolombiana, Luis Fernando Pacheco, menciona que éste fenómeno no tiene una sola explicación, es variable, depende tanto de las dinámicas de la USCO hoy, como de la pérdida de credibilidad del movimiento estudiantil.

A continuación el profesor da desarrollo al análisis:

A pesar de la situación en la que se encuentran hoy las ágoras de la casa de estudio, existen iniciativas de estudiantes que pretenden recuperarlas como el caso de la organización ACPM La Comuna.

 

Fotografía: Laura Medina

Comparte

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Email
  • Blogger
  • Print
Share

Comentarios