“La poesía y la música son el lenguaje del espíritu”

Share

Por: Julián David Vargas

 

Síndrome

“[…] Recuerdas esas noches agrilladas
cuando la selva nos gritaba sus secretos,
tú empezabas a odiar la ideología
y yo a marcar recuerdos con tierra en el piso.

Dulce rehén
fui la culpable al cruzar antes de tiempo
por tu pesca milagrosa.
Empecé a amar tu paciente barba subversiva y a contar las mil noches
con miedos
bombas y enlatados […]”.

Ana Patricia Collazos.

Conocemos como poesía la expresión del sentimiento a través de la palabra, comúnmente en verso o prosa. Su uso está relacionado con los poemas y las composiciones. Algunos elementos de los que hace uso la poesía son de valor simbólico e imágenes literarias, como la metáfora.

En Colombia, la poesía ha tenido cuatro épocas o períodos históricos, teniendo en cada uno de ellos representantes como José María Grueso, Francisca del Castillo y Porfirio Barba Jacob.

Precisamente la vida de la poetisa Patricia Patricia Collazos se ha movido siempre entre la cultura y la comunicación. “Somos personas altamente sensibles, y cualquier elemento de la cotidianidad se convierte en una excusa para escribir. Entonces, esas cosas que nos emocionan del diario vivir los ponemos en palabras líricas, ahí nace mi inspiración”, asevera Ana. Cabe resaltar que un fragmento de su trabajo está registrado en publicaciones colectivas como 50 poetas colombianos y una antología de la editorial Caza de Libros.

Umberto Senegal, ensayista y crítico de la poesía colombiana, sostiene que no es común encontrar los rigurosos ritmos precedidos de decantadas imágenes que con magistralidad maneja Ana. Y añade que ella “se ha impuesto con unos ingredientes literarios que definen una postura intelectual sólida, segura de sí misma, con poemas originales y briosos que evidencia el trabajo de una escritora capaz de resumir en versos el contenido de las emociones y el ímpetu de la sexualidad”.

 

Poetisa neiva

Entre sus obras publicadas están Cantos de Tierra Caliente (2011) y Antología de Mujeres Poetas y Mujeres al verso (2013)

 

Las letras y la música

En este sentido, Jehová Cuéllar Mora, licenciado en Literatura de la Universidad Surcolombiana, afirma que el uso de la poesía en la enseñanza “ayuda a desarrollar y afianzar la sensibilidad. Cuando la muerte violenta es el pan diario y los niños y jóvenes ya no se asombran ante un anaranjado ocaso o una suave y abrazadora alba, es cuando más se debe insistir en la sensibilidad. Por eso es importante conjugar la poesía con las clases”.

Justamente, en su rol como docente del Servicio Nacional de Aprendizaje, SENA, Ana comparte sus dos pasiones con sus alumnos. También dicta talleres en el Banco de la República de la ciudad y dirige el grupo de poesía para jóvenes ‘La palabra en su esplendor’.

Esta mujer además de componer versos, es cantante de tangos de perfil vanguardista. En su primera producción fonográfica, Poetango, confluyen las cosas que animan su sensibilidad: poesía y canción ciudadana. “Después de la comunicación, apareció en mi vida la música. Como intérprete de tangos empecé a combinar mi inspiración con la melodía como un lenguaje muy importante para el espíritu”, concluye Ana.

A continuación Ana Patricia Collazos nos regala otro de sus versos. Es el poema séptimo de una serie denominada ‘Oficios’ plasmada en su libro ‘Cantos de Tierra de Caliente’. Dicha composición se relaciona con los quehaceres cotidianos en nuestra región:

 

Fotografía principal tomada de perfil de Ana Patricia Collazos

Comparte

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Email
  • Blogger
  • Print
Share

Comentarios