La Eterna Soledad de los Jóvenes

Share

Germán Muñoz, invitado especial y panelista del Encuentro Internacional de Juventud y Comunicación para el Cambio Social, destaca que hoy día la población juvenil navega en las turbulentas aguas de la incertidumbre y el desdén por la vida, asfixiados por la depresión y señalados por una sociedad que no admite la diversidad.

Por: Carolina Torres, periodista SuRegión.

En el marco del primer día del Encentro Internacional de Juventud y Comunicación para el Cambio Social impulsado por la Universidad Surcolombiana, UNIMINUTO, el proyecto Agenda Joven, Alacladía de Neiva y Gobernación del Huila, se llevó a cabo el panel ‘Investigación juvenil y comunicación para el cambio social’, que contó con la participación del reconocido académico e investigador colombiano, Germán Muñoz Gonzáles.

Este último es un investigador y académico con autoridad para hablar sobre culturas juveniles y comunicación. Es Doctor en Ciencias Sociales, Niñez y Juventud de la Universidad de Caldas y sus investigaciones han desembocado en libros como: Jóvenes, Culturas y Poderes; Secretos De Mutantes. Música Y Creación En Las Culturas Juveniles; ¿Qué significa tener 15 años en Bogotá?; Comunicación – Educación En La Cultura Para América Latina. Desafíos y nuevas comprensiones, entre otros. Además, ha publicado innumerables artículos  en revistas científicas.

El académico colombiano en su disertación destaca que la comunicación ha sido fundamental en el mundo de los jóvenes, no como proceso de construcción de vínculos y sentidos sino como equivalente de medios y consumo a través de pantallas. El proceso comunicativo en el mundo juvenil puede resultar una paradoja, según Muñoz “Aunque hay cada vez más medios de comunicación, redes sociales y pantallas en los bolsillos. La constante en los jóvenes es la soledad”. Es precisamente esta última la que permite el desarrollo de estilos de vida irrumpidos por fuertes episodios de depresión que pueden generar consecuencias insalvables como el suicidio.

Según el Instituto Nacional de Salud se registraron 9.214 intentos de suicidio en el país durante 2017. Es decir, 65 cada día y dos cada hora. La mayoría de los casos se presentan en adolescentes entre los 15 y los 19 años (29,1%), luego en jóvenes de 20 a 24 años (19%), después en los de 10 a 14 años (12, 9 %). Entre las razones, en primer lugar está la enfermedad física o mental, conflicto con la pareja o la expareja, el desamor, dificultades económicas, duelo o asuntos escolares.

A continuación, las cifras de suicidios desde enero hasta agosto de 2017 según el Instituto de Medicina legal:

Wake up de carolina torres

Germán Muñoz caracterizado por la firmeza de sus palabras y la sabiduría de sus argumentos, afirma que ser joven hoy día es sinónimo de incertidumbre, desencanto y en nuestro país,  ausencia de un futuro próspero. El joven es asumido como un sujeto que problematiza el transcurrir de la vida cotidiana al romper con los cánones de una sociedad que no admite la diversidad. Estigmatizado por sus prácticas y estilos de vida, son rechazados y encasillados de moverse en el mundo de la delincuencia,  las drogas, el alcohol y el libertinaje. La población juvenil se desarrolla en condiciones de precariedad y violencia, donde la escuela no asegura su ascenso social y sus posibilidades de emplearse son inciertas. Sin embargo, aquello que redefine la vida los jóvenes es la familia, donde encuentran afecto y esta representa un refugio cuando lo que hay fuera no los motiva.

Para Muñoz, el joven no es percibido como sujeto de derecho o ciudadano capaz de aportar desde sus realidades. Por el contrario, su rol político y social es reducido al consumo de lo que le ofrece el sistema capitalista del cual  se encuentran inmersos. Sin embargo, este consumo es limitado, depende sus posibilidades de acceso y recursos económicos.

¿Qué esperan los jóvenes de hoy?

El investigador social considera que actualmente los jóvenes esperan tres cosas: Por un lado, aspiran ser reconocidos por sus estilos de vida, lenguajes  y formas de expresión. No anhelan ser representados, solo buscan ser reconocidos en el plano de lo simbólico. Por otro lado, están en la constante búsqueda de algo que les de sentido a su vida, que los apasione y los llene de esperanza. Finalmente, esperan algo del consumo y la conectividad. Poder tener acceso libre y gratuito a toda la información.

Los jóvenes anhelan un cambio pero no todos están dispuestos a luchar y trabajar por el. Esto permite preguntarnos,  ¿a que le apuestan los jóvenes de hoy?. A continuación sus testimonios:

 

Share