Impactos de la construcción del intercambiador vial frente a la Universidad Surcolombiana

Cierres parciales de vías, cambios en los trayectos para acceder a ciertas rutas, demoras en los trayectos hacia la parte norte de la ciudad y afectación a ciertas especies de árboles, son algunos de los impactos directos que tendrá el inicio de la obra de la construcción del intercambiador vial cerca a la Universidad Surcolombiana.

El inicio de la fase 2 de la construcción del intercambiador vial sobre la Avenida 26, la carrera 1 y 2 y la Avenida Pastrana, en la ciudad de Neiva, se dará entre el 12 y el 17 de marzo del año en curso. El presupuesto de la obra se ha estimado en  27 mil millones de pesos, y tendrá  una duración aproximada de 18 meses, según lo expuesto en la Socialización del proyecto que se llevó a cabo el jueves 8 de marzo en la Universidad Surcolombiana.
Este proyecto contempla la construcción de un puente vehicular sobre la calle 26 que da circulación de la carrera 1 a la carrera 2, un paso en deprimido por la calle 26 y la solución peatonal con un puente sobre las carreras 1 y 2 y la calle 26.

Impactos en movilidad

Este sector tiene gran importancia para la movilidad de la ciudad, entre otras cosas porque hace parte de una de las vías de acceso a la capital del Huila. Por lo tanto,  el inicio de la obra y su desarrollo implicarán algunas  afectaciones en el  normal desplazamiento de los ciudadanos, sobre todo a los estudiantes, docentes y personal administrativo  de la sede central de la Universidad Surcolombiana, así como a los habitantes de Santa Inés, Cándido Leguízamo y barrios aledaños.

En primer lugar, se hará un  cierre parcial de la Glorieta que une a las Avenida 26, la Avenida Pastrana, la Carrera 1 y la Carrera 2. La restricción del paso se hará sobre el carril izquierdo de cada una de las vías que dan acceso a esta intersección.

En segundo lugar, el trayecto en todos los sentidos de los puntos cardinales se cambiará y, por lo tanto,  se demorará más de lo habitual

Para dirigirse en sentido norte-sur (desde la Carrera 1), se deberá ir hasta el puente del Tizón para luego tomar la Avenida Circunvalar o la Avenida 26, con el fin de girar a la derecha y continuar por la Carrera Segunda sentido Sur.

Para dirigirse en sentido sur- norte (viniendo del sector del asadero Las Vegas), se deberá tomar la Avenida 26 hasta la glorieta de la Cruz Roja, y hacer el retorno hacia el occidente.

Para ir en sentido Oriente- Occidente (viniendo por la Avenida 26) se deberá tomar la Avenida 26, luego  la carrera 2 hasta la calle 27, tomar la carrera 1 y hacer el mismo recorrido del sentido norte-sur.

Todo lo anterior tendrá como consecuencia la ralentización del tráfico, especialmente en las horas pico, horario en el que el sector recibe gran dinámica de circulación vehicular. Según los directores de la obra, para poder llevar a cabo estos trayectos se necesitará de mucha paciencia, cultura ciudadana y el apoyo de la Policía de Tránsito.

El desarrollo de esta obra implicará una movilización mucho más larga y demorada para los trayectos que normalmente hacen los ciudadanos, puesto que la restricción de la capacidad vial supondrá demoras y lentitud en el flujo vehicular.  Además, el uso de vías alternas implica un mayor  tiempo en el recorrido de sus trayectos.

Impacto ambiental de la obra

Según la resolución emitida por la CAM en Enero del 2017 el proyecto contempla la afectación a 96 árboles, de los cuales 4 se encuentran dentro de la Universidad Surcolombiana, los cuales,  según el análisis posterior hecho por los encargados de la obra, deberán ser talados o trasladados. Además, la firma encargada de la obra deberá llevar a cabo un proceso de siembra de 2325 árboles nativos en distintas partes del casco urbano de la ciudad, con preferencia en el lugar de la obra y en las rondas hídricas urbanas.

Juan Carlos Guevara, director de la obra, explica cómo será el procedimiento:

Las obras también incluyen una solución peatonal, que implicará la construccción de un puente metálico que conecta con la Ciclovía de la Carrera Segunda.

En principio y sobre el papel, el proyecto da luces de lo que podría ser una importante modernización vial que le cambie el aspecto a esta parte de la ciudad  y dinamize el tráfico en una zona que actualmente es uno de los corredores viales que mayor congestión presenta. Su desarrollo óptimo y completo dependerá en gran medida del seguimiento y la veeduría ciudadana, que serán las claves para que no se presentes mayores demoras y sobrecostos.

 

Comparte

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Email
  • Blogger
  • Print