Habitantes del parque Santander de Neiva no lo reconocen como público

Share

El parque Santander de la ciudad de Neiva tradicionalmente considerado sitio de encuentro para la ciudadanía, cambió su dinámica desde la remodelación en el año 2015.

En 1573 las ordenanzas de descubrimiento y población decretadas por Felipe 11 (España), reglamentaron los rasgos característicos de la estructura de la ciudad colonial; alrededor de la plaza rectangular situada en el centro, prevista para el crecimiento de la población, se debían asentar las principales instituciones de poder laico (catedral, gobierno, juzgado).

En la actualidad, existe un temor al espacio público (parques) por considerar, según Jordi Borja en su investigación Ciudadanía y espacio público, que esos espacios no son protectores ni protegidos, además en algunos casos no han sido pensados para dar seguridad a la ciudadanía, sino para que puedan cumplir ciertas funciones como circular o estacionar.

Borja igualmente critica la manera simple en que se reduce la historia urbana a tres edades: la ciudad concentrada y separada de su entorno, ciudad metropolitana y la ciudad a repensar en la globalización. “El espacio ideal es donde no se puede hacer nada o se protege tanto que no puede ser usado por nadie, por ejemplo cuando se peatonalizan  todos los accesos, se prohíbe todo tipo de actividades o servicios comerciales, etc”, cuestiona el investigador español.

La remodelación del Parque Santander

Esta Plaza central ubicada en la ciudad de Neiva se encuentra rodeada por edificaciones como la iglesia, la asamblea departamental, hoteles, bancos y demás; y se ha caracterizado por poseer grandes árboles que ofrecen sombra a los transeuntes que escapan del calor incesante de la capital.

Después de la remodelación realizada en la administración del alcalde pedro Hernán Suárez, argumentando acciones para combatir la mendicidad, la prostitución y la inseguridad, el parque se quedó sin bancas, desaparecieron los tradicionales encuentros entre pensionados, vendedores de jugos, de lotería, dulces, helados y fotógrafos.

SAMSUNG DIGITAL CAMERA

Parque Santander antes de ser remodelado

El propósito de la administración de desplazar habitantes de la calle y trabajadoras sexuales no se cumplió, dicen personas que frecuentan el Santader. A diario continúan encontrándose. Los cambios realizados al lugar no han podido erradicar la ilegalidad que se maneja a nivel interno, pero sí han cambiado las prácticas culturales de la comunidad.

El parque desde la mirada de quienes lo habitan a diario

El fotógrafo

Encontrarse con personas que siempre han habitado este lugar trae consigo un poco de desolación, sobre todo por la forma en que narran el antes y el después  de su día a día.

Es el caso del hombre que desde hace 20 años trabaja tomando fotografías a niños en un par de caballos de juguete; aunque él ha vivido las transformaciones que ha sufrido el parque, se muestra reacio a dar su opinión, porque quizá eso no le sirva de nada.

Entre las escasas palabras menciona que “antes era mejor que ahora en todo el sentido de la palabra y se veía más la plata”. Particularmente a él no le afectó el retiro de las bancas del parque, pero se indigna que eso no haya disminuido fenómenos como la prostitución; además argumenta que la pila del Parque, “el corazón de Neiva”, se dejó en el olvido.

w_terrorcito-y-munar

En las diferentes ciudades los parque urbanos juegan un papel importante para los seres humanos, desempeñan una doble función, por un lado contribuyen en el aspecto social, siendo espacios públicos, de recreación, ocio y democratizadores, además de ser un importante factor en el ámbito ecológico, funcionando como “pulmones” para las ciudades, generando oxígeno y mitigando el calor producido por los rayos del sol reflejados en las calles y banquetas, menciona el estudio Los parques como elementos de sustentabilidad de las ciudades realizado por Ivette Sierra Rodríguez y Juan Pablo Ramírez-Silva.

*Pedro, el habitante de la calle

Los habitantes de la calle son quienes a diario permanecen en el parque acompañando el monumento de Francisco de Paula Santander. Ellos asumen este espacio como su vivienda, algunos de ellos llevan más de cinco años habitando el lugar.

La ciudadanía los tilda de “desechables”, invasores del espacio público y ladrones. Ante esta situación, Pedro*, habitante de la calle que desde el 2010 habita el parque – duerme sobre un cartón-, es un señor muy conocedor de la ciudad y sus problemáticas; por ejemplo critica la forma en que los políticos manejan los recursos públicos, aludiendo que a sus 73 años no recibe el beneficio del adulto mayor y debe sostenerse con lo que gana haciendo filas en los bancos para los demás.

Este hombre moreno y delgado quien acostumbra llevar en sus manos la prensa del día, no comparte la idea de que no pueda sentarse en otro lugar que no sea el suelo: “las bancas eran de cemento ¿quién se las iba a llevar? ¿Qué las personas se acostaban a dormir? Pues paren los que están durmiendo y solucionado el problema”, menciona pedro. El Parque Santander como escampadero del sol y vivienda es cómodo desde la percepción de este hombre de avanzada edad:

Después de las remodelaciones, la Alcaldía de Neiva junto a la Policía realizan actividades preventivas para disminuir la corrupción que hay dentro del parque, según el intendente de la policía del Centro de Atención Inmediata (CAI) ubicado en el lugar, existen venta de alucinógenos, prostitución y robos, pero no pueden hacer mucho porque es un espacio público.

El parque Santander de la ciudad de Neiva no cumple con uno de los criterios que comprenden los parques urbanos: garantizar el uso público y libre acceso, además de estar acondicionado con el mobiliario indispensable para garantizar las funciones básicas (bancass, papeleras y farolas), caminos y zonas de estancia.

Los opitas que por tradición frecuentaban este espacio público de descanso y conversación matutina, esperan que pronto la administración les permita volver, lejos de prácticas delictivas.

Fotografías: Tomadas de internet

 

Comparte

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Email
  • Blogger
  • Print
Share

Comentarios