El Ultimate Frisbee: los valores de lo alternativo

Share

El deporte que ha logrado reunir a muchos jóvenes en la ciudad de Neiva en torno a un estilo de vida: el respeto, la autogestión y el juego limpio. Las voces de quienes cuentan qué significa para ellos, cómo les ha cambiado su forma de vida y como  han ido forjando una identidad propia y unos valores en torno a su práctica deportiva.

Por: Luis Carlos Prohaños, periodista SuRegión

Un disco vuela y  en apariencia, hasta ahí no pasa nada. Un disco sigue volando, y alguien lo persigue. Ahora sí pasan muchas cosas. El vuelo implica una dedicación y un conocimiento técnico importante. Un disco mal lanzado es una nueva oportunidad para el reinicio, una metáfora para la vida. Este artefacto en forma circular, hecho de pasta dura, vuela y tras su acrobacia se recoge toda una cultura  que nació bajo la sombra de lo alternativo y que ahora, en el resplandor de su popularidad, ha logrado la vinculación a través de una serie de valores que buscan, más allá del disfrute que genera la experimentación deportiva, la coexistencia de muchas formas de ser bajo los principios de la diversidad, la inclusión y  la fraternidad.

La historia

El Ultimate Frisbee se popularizó en Estados Unidos durante la década de los setenta, como una expresión del deporte alternativo universitario. El disco volador logró, como una metáfora digna de sus magnitudes, agrupar movimientos de deportes como el Rugby y el Baloncesto. En el resplandor de su relieve, el Ultimate tiene una singularidad que lo distingue: no precisa de juez. Autoarbitrado, le inculca a sus participantes un sentido de autonomía ausente de otros deportes. Todo un ejemplo de autogestión.

Sus reglas son una muestra más de lo alternativo. Desde sus formas de moverse dentro del campo de juego hasta la forma en la que se debe lanzar el disco, el Ultimate Frisbee representa un valor deportivo incalculable, alejado de las fricciones polémicas del fútbol, de las interrupciones aburridoras del baloncesto. Es también un registro importante de cómo el deporte se ha vuelto un aspecto heterogéneo, capaz de reinventarse.

El Ultimate en Neiva y los jóvenes

Este deporte voló hacia la ciudad de Neiva entre el 2005 y 2006, bajo el impulso de estudiantes de la Universidad Surcolombiana que habían visto torneos en Bogotá y otros que tenían experiencia en clubes que ya lo practicaban en la capital del país. Inicialmente llegó como un pasatiempo juvenil que unió vidas en torno a una acrobacia. Luego, como consecuencia de la similitud en gustos y de una práctica sostenida y constante, se organizó universitariamente y arrancó el despliegue de una cultura de vida que se ha sostenido en el tiempo y el espacio, de la mano de jóvenes que sueñan y en la misma medida vuelan tratando de que el disco no caiga al suelo y la vida no se les vaya en ese instante.

El Ultimate Frisbee ha logrado, a través del paso del tiempo, abrirse una historia en los capítulos del deporte neivano. Ha modificado las formas de uso de los espacios deportivos y se ha adueñado, con justa causa, de atmósferas en las que ha desplegado un mundo de sentidos. Los jóvenes, por pura iniciativa propia, han llevado a cabo este proceso.

El ultimate, la vida de muchos jóvenes en Neiva

“El Ultimate es un deporte que propone la convivencia pacífica, que nos plantea a los jóvenes una nueva perspectiva de la diversión: el juego limpio, que evite el contacto físico y promueva una buena energía y actitud. Yo creo que esas han sido las cosas de este deporte que nos ha llamado la atención a un buen sector de la juventud en Neiva”, dice Carlos Romero, uno de los jóvenes neivanos que más tiempo lleva dedicándole su vida y sus tiempos libres al Ultimate. Romero es la muestra de la constancia y la permanencia. Fue parte del seleccionado nacional, representando a la ciudad, y fue uno de los pioneros del deporte en la ciudad.

El Ultimate es un lugar en el que la motivación por volar y ayudar a volar a otros es el primer movimiento base para lo demás. El Ultimate es familia. Es el lugar común de muchas personalidades que distan en proyectos de vida pero que confluyen en una idea de cordialidad y conducta: el espíritu de juego. En sí mismo, es una declaración de intenciones. Una forma de proceder, dicen los que lo practican, que aplica para la vida misma. El Ultimate, para algunos jóvenes de Neiva, se ha convertido es una escuela de formación más efectiva y sensata que las instituciones sociales. Es una facultad informal de valores. Es estilo de vida y construcción de identidad. Tiene un valor social incalculable, ha puesto a los jóvenes, con su consentimiento y con el beneplácito propio de los placeres, a pensar en colectivo, a largo plazo y les ha enseñado a querer recobrar el valor humano del trabajo en equipo.

A juzgar por la emoción y la franqueza con la que hablan de Ultimate, los jóvenes del disco volador, a diferencia de otros tantos en la ciudad, ya encontraron un  lugar en el mundo. Ellos hablan y cuentan  cómo ha influido el Ultimate en su forma de ver y entender su existencia:

 

Share