Crónicas de un paro

Share

Los estudiantes de CUARTO SEMESTRE de Comunicación Social y Periodismo en el desarrollo de la asignatura de Géneros Informativos a cargo de la docente Ginna Piragauta, realizaron el ejercicio de reportería en las jornadas por las cuales pasó la Comunidad Universitaria desde el mes de Octubre de 2018 en torno a la situación de crisis que vivía la Educación Superior Publica a nivel nacional, lo cual dio como resultado varios artículos que van a ser publicados en este medio, con el objetivo de informar acerca de las actividades, manifestaciones y expresiones que se desarrollaron alrededor de esta situación de gran importancia para la sociedad y la Universidad Surcolombiana.

Esperamos sea de su agrado nuestro trabajo y que sirvan para ampliar la visión de como se vivieron estos momentos tan decisivos para la comunidad académica desde la perspectiva estudiantil.

  ENTREGA 1


Y así se llegó al paro en la USCO.

Era 4 de septiembre y en la Universidad Surcolombiana existía un ambiente inconcluso y de zozobra ante la indetenible Asamblea Multiestamentaria. El programa de Ciencia Política advertía sobre sus inconformidades en el cambio de jefe de programa, Decano y su micro diseño, la falta de espacios y docentes. Las distintas facultades se estaban organizando para participar en la asamblea y la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas estaba luchando para limpiar su imagen debido a la presunta participación que tuvo en el su decano en el escándalo de corrupción que hubo en el Concejo de Neiva.

Imagen tomada de lanacion.com

El escenario iba a ser complicado, un posible paro nacional se acercaba, en Neiva se había destapado un gran caso de corrupción el cual tocaba desde el alcalde de la ciudad hasta directrices de la USCO, sin mencionar que las elecciones para elegir el nuevo rector o rectora, quién se encargaría de las riendas del alma mater por los siguientes 4 años, estaban cerca y en donde el estudiantado y otros sectores de la Universidad habían expresado su inconformidad sobre la manera en la que el mecanismo de elección de rector(a) es un proceso que no es capaz de recoger de manera adecuada los deseos de los y las votantes

Muchos factores llevaron a que durante esa primera Asamblea Multiestamentaria el programa de Ciencia Política entrara en paro, provocando una bola de nieve la cual llevó a realizar muchos otros procesos asamblearios que hicieron que la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas también decidieran cesar sus actividades. Después de otras 3 asambleas, el paro de Ciencia Política, cumpliendo un mes aproximado logró el cumplimiento de los puntos de su pliego de exigencias. Pero no todo fue color rosa, unas de las banderas de las asambleas era una asamblea constituyente que cambiara y detuviera, al menos, las elecciones a la rectoría de la USCO. Este suceso no se pudo evitar; las elecciones se dieron y la USCO tenía nueva rectora, la ex decana Nidia Guzman. Una mujer que para muchas personas era la más apta para este puesto, aunque se le vinculara y señalara de tener aliados políticos cuestionados y quien seguiría con la línea clientelista del anterior rector. La pregunta, “¿cómo será su liderazgo y de lado de quién estará?” ha estado sonando bastante por los pasillos de la universidad, aunque hay personas que han asegurado que así será.

Imagen tomada de diariodelhuila.com

Todo esto empezó a servir para que la universidad se preparara para lo movido que sería el mes de octubre empezando por el 12 de ese mes, marcha nacional convocada desde un espacio que sería contundente e importante en el paro nacional.

UNEES

A nivel nacional un nuevo movimiento había surgido y era el UNEES (Unión Nacional de Estudiantes de Educación Superior) la cual después de 2 encuentros nacionales de la ENEES (Encuentro Nacional de Estudiantes de Educación Superior). El primer encuentro fue en la Universidad Nacional y el segundo en la Universidad de la Amazonía.

Imagen tomada de semanariovoz.com    

En el país se conocen en el momento 2 espacios que recogen la representación estudiantil, la ACREES y la FENARES, pero estos dos espacios no abarcaban toda la población estudiantil, debido a que son espacios exclusivos para Representantes Estudiantiles ante los consejos superiores y académicos, así que el estudiantado no tenía la oportunidad de participar directamente en las dinámicas nacionales. Ante esto, la UNEES se creó dando camino a la nueva historia del movimiento estudiantil, este espacio permitió que cualquier persona con deseo de luchar por la educación pudiese participar.

USCO

Durante la movilización del 12 de octubre, muchas universidades decretaron el cese definitivo de actividades académicas, 2 semanas después la pregunta “¿La USCO entrará en paro?” rondaba por los pasillos de Alma Mater, teniendo en cuenta que esta era de las pocas IES que aún no decidían qué posición iban a tener en torno a las dinámicas nacionales. Mientras ello sucedía, las facultades y demás organizaciones sindicales, gremiales y cabildos indígenas, también se empezaban a marchar y trabajar para saber si se unían al resto de las universidades o se mostraban indiferentes.

Los pro y los contra de un paro en la USCO se dieron a conocer, el desconocimiento abundaba, la desinformación rondaba por toda la Universidad; el pensar que en la Universidad Surcolombiana no era necesario un paro era algo bastante común, hasta que de la voz de la mismísima rectora Nidia Guzmán, salió la frase “no hay dinero para seguir pagando catedráticos y trabajadores, para terminar el semestre”, eso y que en ese momento había un déficit de más de 3 mil millones, adicionalmente, que el Estado llevaba meses sin girar el dinero necesario para poder culminar el periodo académico.

El escenario estaba listo para la asamblea en donde se definiría que decisión tomar, los estudiantes estaban convocados y la euforia daba señales de todo, y los intereses políticos empezaron a moverse para sacar provecho de la situación.

Walter Steven Villabon.

Maria Alejandra Valencia.

Share