Atlético Huila Femenino y la victoria del proceso

Share

El Atlético Huila Femenino se consagró campeón de la Liga Águila 2018 de fútbol profesional colombiano. Lo hizo después de sellar un semestre casi perfecto, en el que tuvo un muy buen rendimiento futbolístico y el mantenimiento de una idea de juego que impuso en la mayoría de campos en los que jugó. SuRegión analiza las claves de la obtención del campeonato por parte de las mujeres que conforman el elenco huilense

Por: Luis Carlos Prohaños, periodista SuRegión

La actuación pefecta de la portera costarricense Daniela Solera en la tanda de penales, figura durante todo el campeonato, le otorgó al Atlético Huila su primer título en la categoría femenina. Un título conseguido como resultado de un proceso deportivo se afianzó en el desarrollo sostenido de una idea futbolística y la continuidad de un plantel con jerarquía de juego, al que se incorporaron jugadoras que le dieron el salto de calidad necesario para la obtención del título nacional.

Si bien la final ante Atlético Nacional le costó un poco y se vio deslucido, el semestre general del Atlético Huila Femenino fue brillante. Desde la fase de grupos, en la que únicamente perdió un partido, con la mejor diferencia de gol, y con un rendimiento similar a Independiente Santa Fé, se vio un equipo muy compacto que ya se perfilaba desde entonces como candidato principal en la lucha por el título.

 El Huila Femenino fue un equipo goleador- que convirtió 35 goles durante todo el torneo, 22 en la fase de grupos y 13 en los Play-Offs- que ganó 13 de los 16 partidos que jugó, perdió sólo 2 y empató 1. Un equipo que todo lo que consiguió lo hizo en función del merecimiento, venciendo a la lógica del fútbol en el que no siempre ganas si eres el mejor. Un equipo que ahora mismo se ha convertido en una marca registrada de buen fútbol.

La celebración del título

El título fue la confirmación y la consagración de un proceso deportivo que venía desde el año anterior. Estas son las claves que llevaron al Atlético Huila a la obtención del título:

LA APUESTA POR LA CONTINUACIÓN DE UN PROYECTO

Las directivas del Atlético Huila Femenino entendieron, en el mes de Junio de 2017, después de la derrota en la final ante Santa Fé, que esa era el mejor inicio de un proyecto que no podía quedar socavado por las tristezas de la derrota. Por eso, en el inicio del segundo semestre de ese año apostaron por continuar el ritmo de trabajo y de seguir con el proyecto iniciado con el profesor Carlos Villarreal, a pesar de que en ese período de tiempo la liga paró hasta comienzos de año actual. En Agosto de 2017, contrataron al profesor Virgilio Puerto, estratega conocedor del ambiente del fútbol profesional, curtido en la experiencia táctica, y desde ahí diagramaron un plan de acción que significó un recorrido por distintas plazas del país enfrentando y conociendo los equipos con los que tendría que verse en la Liga. Con el profesor Puerto, a la asistencia técnica llegó Albeiro Erazo, uno de los pioneros del fútbol femenino en el departamento, y quien lideró el proceso de esta categoría en el municipio de Gigante, de donde salió, por ejemplo, la futbolista Angie Jiménez. Desde allí se configuró una idea de juego, pensada desde ambos, en la que se priorizó la verticalidad combinada con una dosis de posesión necesaria, buscando la salida jugando con el balón a raz del suelo desde arco propio, que aprovechó la proyección por las bandas para generar sorpresa, utilizando al máximo la rapidez y la habilidad mental de las jugadoras que conformaban el frente de ataque del equipo, comandado por la venezolana Karla Torres.

REFUERZOS DE JERARQUÍA

Al plan anterior, le hacía falta una apuesta de calidad y jerarquía futbolística que apoyara la implementación de la idea. Bajo la premisa madre del fútbol, que dice que sólo con grandes plantillas se puede salir campeón, el equipo contrató a Yoreli Rincón, Carmen Rodallega, Darnelly Quintero, Ingrid Vidal, Jorelyn Carabalí y  las argentinas Aldana Cometti- marcadora central- y Fabiana Vallejos –volante mixta con mucha llegada al área rival- quienes le dieron al equipo huilense un salto de calidad que reafirmó la jerarquía con la que ya contaba el equipo la temporada pasada, en la que obtuvo el subcampeonato.

Las siete jugadoras que reforzaron la plantilla fueron fundamentales en el desarrollo del campeonato. Cada una de ellas fue pieza clave en cada momento del semestre. Yoreli Rincón fue el eje del equipo, su metrónomo, la pausa y la conexión. A partir de ella, el equipo se construyó un juego asociativo que aprovechó la posesión para mover al rival y desgastarlo hasta encontrar el momento exacto para filtrar un balón preciso para que las encargadas del ataque lo materializaran. Cometti y Carabalí le dieron seguridad a la zaga, Rodallega fue la proyección necesaria por la banda izquierda, Quintero y Vidal fueron las acompañantes ideales para Karla Torres.

UNA DEFENSA FÉRREA

La zaga defensiva del conjunto huilense, conformada por 2 extranjeras, Aldana Cometti (Argentina) y Alexandra Canaguacán (Venezuela), y una colombiana, Gavy Santos, fue una de las mejores del torneo. La seguridad y la agresividad con la que jugaron cada una, cuando tuvieron su lugar, son las razones que explican que el equipo sólo recibió 6 goles en los 16 encuentros que disputó.

Además de la seguridad, la salida desde el toque, promovida por la argentina Aldana Cometti, le permitió al equipo tener una visión de juego más amplia y desarticular al rival desde su propio campo. Una de las improntas futbolísticas de este equipo fue la salida limpia del balón a puro toque.

HACER DE NEIVA UN FORTÍN

El equipo huilense entendió que la Liga se gana en casa. Y lo revalidó en el campo de juego. Ganó los 8 partidos que jugó en la ciudad, 7 en el estadio Guillermo Plazas Alcid y 1 en el club Los Lagos. En Neiva tuvo sus mejores actuaciones y confirmó su condición de candidata al título. En su mayoría, marcó siempre 2 goles por partido cuando hizo las veces de local y sólo recibió 2 goles, 1 contra el América en la semifinal y 1 en la final frente a Atlético Nacional.

******

Sebastián Salazar y Camilo Cardona, analistas futbolísticos del equipo periodístico de Cortita y al pie de Neiva, hacen una evaluación de las razones que llevaron a las chicas auriverdes a revalidar lo hecho el semestre anterior y conseguir el título consagratorio:

****

En números este fue el rendimiento del equipo durante el campeonato:

Las estadísticas del Atlético Huila Femenino de Periodico Suregion

Las jugadoras lograron generar un clima muy positivo con la hinchada huilense. Neiva vibró por primera vez bajo la celebración de un título profesional a cuenta del fútbol. Las chicas del Atlético Huila ya grabaron a fuego su legado en el lugar en el que están depositadas las grandes gestas deportivas del departamento. Y lo que más resuena en su impronta es que lo consiguieron haciendo compatibles dos conceptos: la excelencia deportiva y la calidad humana. Convirtieron en realidad un sueño y serán recordadas como lo que siempre quisieron ser: un equipo generoso con el espectáculo (bien entendido) y muy apreciado, inscribiendo otra forma de concebir el deporte y el fútbol profesional en el departamento.

 Ahora, el futuro es toda una intención por afrontar. Se viene la Copa Libertador Femenina y un encuentro de ida y vuelta ante el campeón de Liga Española Iberdrola, que puede ser Barcelona o Atlético de Madrid, cualquiera de los dos son referentes no sólo en Europa sino en todo el mundo por la calidad de su plantilla. Ambos son dos retos que le servirán al equipo para confirmar que están hechas de buen fútbol y que cuando se concibe el fútbol de esta manera, se le puede jugar mano a mano a cualquier equipo sin importar la distinción ni la historia.

Este triunfo es, también, un cachetazo contra la infravaloración de una categoría futbolística que todos los días avanza a pasos agigantados en la dirección de crear una cultura deportiva propia alrededor, en la que las diferencias de género no tienen siquiera una significación absurda como la hay en los demás deportes.

 

 

Share