Cabildo Indígena de la Usco apuesta por el reconocimiento

Share

Por: Laura Garzón 

El pasado 27 de octubre se llevó a cabo el segundo día de la feria de la Surcolombianidad, feria que reunió a 29 colegios de Neiva con estudiantes que tienen el sueño de ingresar a la Educación Superior, ese día, sobre las 10 de la mañana el Cabildo indígena de la Universidad Surcolombiana -CIUSCO-, se dió cita en la fuente de Café y Letras para grabar la invitación al acto de posesión simbólica que tendrá lugar en las ágoras el próximo 10 de noviembre; cada integrante repasó sus líneas y ensayó a manera de monólogo lo que diría ante la cámara.  A un lado Duvan Andrés Quintero, gobernador del CIUSCO, ensayó lo que debía decir, y Luz Neida Campos, la consejera del Cabildo, acomodó los micrófonos de solapa. A lo lejos, los mas de 40 jóvenes que asistían a la Feria de La Surcolombianidad participaban en las actividades y juegos que se enmarcaban en este evento.

Empezó la grabación, y Duvan, hizo la cordial invitación a las comunidades étnicas de la Universidad para que participen en la posesión del CIUSCO, lo dijo seguro de sí, convencido de su papel como líder, y sobretodo sintiéndose orgulloso de sus raíces, lo supe por la fluidez de sus palabras y la expresividad de sus gestos, es orgullosamente Nasa. También intervino Lina Yoreli Macías, representando al pueblo Yanacona  y quien es la comisaria del Cabildo Indígena, ella habla de la retroalimentación de los procesos mediante los tejidos de hermandad, los mismos que los jóvenes indígenas enseñan a hacer a la comunidad universitaria pero que casi nadie conoce. En la invitación, también intervinieron Brayan Buendía, representante del Pueblo Pijao y Juan Manuel Quintero, quien hizo la invitación en su lengua materna. Cada uno con una particularidad, cada uno con un detalle que los hace distinguirse de cualquier otro estudiante Surcolombiano, cada uno con el sueño de graduarse para regresar a sus territorios a ejercer lo que eligieron por profesión.

La iguana que comparte el espacio con Café y Letras, paseaba tranquila por el suelo, levantaba su mirada y se encontraba con la mía, mientras en mi mente había una fiesta de pensamientos, recordaba mi casa y lo difícil que fue alejarme de ella para venir a Neiva a estudiar Periodismo; casi sin pensar le pregunté a Duvan, qué había significado para él salir de su territorio y ahí empezó la entrevista que le dio vida a esta crónica.

Los sueños no son fáciles de cumplir

Fotografía: Página de Facebook CIUSCO.
Fuente: Página de Facebook CIUSCO.

Duvan estudia medicina, una de las carreras más exigentes y por la cual muchos jóvenes renuncian al sueño de convertirse en universitarios, pues el ingreso es bastante difícil. Hace parte del porcentaje de jóvenes con ingreso especial en la Universidad, nació en Páez (Belalcázar), y desde muy pequeño encontró que la medicina llamaba mucho su atención, por lo cual decidió hacer de ésta su proyecto de vida. Al presentar las pruebas de estado su puntaje no fue suficiente para ingresar a medicina, por eso hizo un pre-icfes y presentó las pruebas de estado 2 veces más para mejorarlo, “No tenía quien me asesorara en el proceso de admisión, compré 3 pines con la esperanza de pasar pero no fue así, pensaba que solo con comprar el pin y presentarme iba a pasar a medicina”, se confiesa.

Me cuenta que al igual que para muchos jóvenes indígenas, pertenecientes a pueblos alejados de Neiva, el trámite de ingreso se vuelve particularmente más complicado porque las fechas en las que se deben entregar papeles, hacer las pruebas de conocimiento y lo demás trámites, son muy alejadas y hay jóvenes que deben trasladarse de un lugar a otro teniendo que asumir los gastos de transporte, alimentación y estadía en la ciudad haciendo que el proceso se vuelva costoso. En ese momento me di cuenta que su tono de voz había cambiado, ya no me hablaba con tranquilidad sino con cierto aire de enojo, esto debido al malestar que provoca en él recordar el tiempo perdido en intentar ingresar.

En la conversación llegamos a tocar el tema de las comunidades indígenas en Antioquia, pues ellos han logrado que las directivas de la Universidad de Antioquia reconozcan a las comunidades indígenas como un grupo de verdadero orden especial, por eso, pagan un valor mínimo de 1000 pesos por semestre y aunque hay requisitos para la permanencia como el promedio y la participación en el Cabildo indígena, el apoyo es mas fuerte. En la universidad Surcolombiana el apoyo es mínimo, no existen condiciones especiales, aunque son reconocidas en el papel, no son tomadas en cuenta para la toma de decisiones y formulación de proyectos institucionales.

La necesidad de organizarse, de alzar la voz y hacerse escuchar

Duvan, habla de un acto administrativo entre el Consejo Regional Indígena del Huila –CRIHU-, y la Vicerrectoría Académica, acuerdo que se vuelve clave para que los estudiantes indígenas tuvieran una garantía de acceso a la educación superior, es el acuerdo que también le da vida a la iniciativa de reunir a los jóvenes pertenecientes a los distintos pueblos indígenas en un grupo organizado que se encargue de sentar precedente y visibilizar los procesos dentro de la Universidad.

Bajo el amparo de dicho acto administrativo, nace el Cabildo Indígena de la Universidad Surcolombiana, que desde el año 2005 viene trabajando con estudiantes de los pueblos indígenas de distintas regiones, buscando agrupar a la mayor cantidad de estudiantes indígenas para conformar de manera fuerte la organización. En la actualidad, el Cabildo ha hecho presencia con las distintas actividades que realiza, y que busca integrar a la comunidad en general para que les reconozcan. Los pueblos que han hecho parte de este espacio han sido reconocidos por las instancias internas de la Universidad debido a la forma de organización en el proceso, fortaleciendo sus tejidos comunicativos, identificando sus ideologías y tratando de adaptarse a un contexto distinto, demostrando a la comunidad universitaria que ellos también tienen el mismo derecho de formarse como profesionales sin dejar de lado sus creencias ni costumbres.

Además, el Cabildo busca mantener la mirada ancestral de los territorios en el marco de lo organizativo, enfocadose en el reingreso, permanencia y retorno de los estudiantes indígenas de la Institución, haciendo la invitación al tejido del concepto “territorio” donde se busca su igualdad, respeto a la diferencia, para crear un equilibrio respeto-armonía.

La Vicerrectoría Académica, ha visto en ellos una comunidad que necesita un apoyo especial, reconoce que la iniciativa de la creación del Cabildo indígena nace de los mismos estudiantes y por eso toma un valor especial, oficialmente se ha hecho el acto de posesión del Cabildo indígena en distintos lugares a los que pertenecen los jóvenes, el ultimo se realizó en el pueblo Pijao, municipio de Natagaima Tolima y el próximo se realizará el 10 de noviembre en la Universidad Surcolombiana. En ese sentido, la profesora Yamile Peña, asesora de la Vicerrectoría, comenta,

Cuando hablamos de inclusión, Duvan hace un apunte importante, en la Universidad se puede decir que se incluye a las comunidades indígenas y eso suena bastante bien, pero el incluir no es suficiente cuando se trata de un grupo con tanta importancia social, el tema es reconocer, “A mí me incluyen en la Universidad bajo los mismos preceptos sociales, pero no me reconocen como alguien que tiene otra manera de ver el mundo”; y es así, la Universidad es un espacio incluyente pero se termina volviendo homogeneizador, se tiene por entendido que la vida de un universitario gira entorno a las relaciones sociales, académicas y personales y que no hay nada más allá de un grupo de jóvenes que se están “formando” para ingresar al mundo laboral, con las comunidades indígenas no se puede pensar eso, ellos tienen arraigo cultural, arraigo que todos deberíamos tener por lo menos por el lugar de dónde venimos, diferente al de quienes no hacen partes de esas minorías.

Temas como el reconocimiento del español, como segunda lengua siendo la primera su lengua materna, y la realización de las practicas profesionales en sus territorios son discusiones que se siguen teniendo y que sin duda garantizarían un mejor desarrollo, y formación, de estos jóvenes dentro de la Universidad.

Terminamos la entrevista, el reloj ya marcaba las 12:30 del medio día, y Luz Neida recogía las cámaras, la grabación había terminado, pero la invitación quedaba en pie para el próximo 10 de noviembre, acepté agradecida de que me hayan tenido en cuenta y así culminó nuestra entrevista, cada uno de las personas que conmigo estaban ahí se llevó una buena reflexión.

Fotografía principal: Cabildo indígena universidad surcolombiana -CIUSCO-

Comparte

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Email
  • Blogger
  • Print
Share